Era la tercera familia que visitábamos. Éramos Mike y Susana (los trabajadores sociales de África Amini Alama,), Raquel, Elias (nuestro guía maasai)  y  yo. En esa visita, aún no lo sabíamos, apadrinaríamos a Glory, una niña en la zona de Momella, al norte de Tanzania.

Habíamos parado a comer, y nos cruzamos con la fundadora de esta ONG. Ella es doctora, y principalmente dedica sus días a visitar a personas de todas las edades en el centro médico, pero un día a la semana, debe dedicarlo a la gestión del proyecto, a la revisión de la construcción de las escuelas, o a la selección de familias que puedan tener la educación gratuita para sus hijos. Estas familias son las más pobres de la zona, y nosotros le preguntamos: ¿Cómo sabes quién es más pobre? ¿Cómo seleccionas a las familias? ¡Qué tarea más dura! Bajo nuestros estándares, seleccionaríamos a todas. Pero no, ella nos enseñó cómo afronta una de las obligaciones más reconfortantes, y también más difíciles: escoger aquellas que más lo necesitan, y declinar aquellas que a pesar de tener poco, tienen.

Conocemos a Glory y a su madre.

Llegamos, paramos el coche delante de una casa de barro, sin nada. Con pequeño terreno pero nada vacío, sin cultivos. Una gallina y una pequeña casa en medio de la nada. Ninguna cabra, o vaca.

Nos acercamos, llamamos a la puerta y nos atiende una madre con su hija, Glory. Madre e hija estaban muy serias, llevaban una seriedad profunda y mezclada con tristeza.

Una vez hechas las presentaciones, Mike y Susana empiezan a hablar en Swahili, nosotros como es lógico no entendemos nada, hasta que pedimos si por favor nos pueden traducir al inglés. Y nos dicen, “Mirad, esta mujer es viuda, su marido murió hace 3 años, tiene 3 hijos y no tiene un trabajo estable. Por lo que trabaja cuando alguien le pide que haga algo, sin tener un sueldo estable ni ningún ingreso diario”

Y siguen: “Su hija  Glory es la pequeña de los 3 hermanos, tiene 4 años y le toca empezar la escuela a partir de enero. Empezaría desde primero, por lo que eso es positivo, porque empezará desde cero como el resto de alumnos”.  

¿Y cuál es el problema? “Están muy lejos de la escuela, y es eso lo que tenemos que ahora hablar con ella, para asegurar que la niña pueda ir y volver de la escuela”.

Parece un detalle sin importancia, pero lo cierto es que este el motivo más común de abandono escolar. En las zonas rurales, aunque los niños y niñas puedan estar escolarizados, no tienen recursos para tomar el transporte, o están muy lejos como para ir solos. Este motivo es suficiente para que empiecen a dedicar su tiempo a ayudar a sus padres en sus tareas o trabajos, y abandonen la educación.

Empiezan a hablar entre ellos, nos van traduciendo y nos añaden que el problema es que el bus escolar no llega hasta tan lejos y que por lo tanto tendría que coger el autobús donde mayoritariamente van adultos y que pasa a las 5.40am por delante de su casa. Después de hablarlo unos minutos entre ellos, Mike se compromete a hablar con el conductor del bus para que se pare a recoger a la niña de 4 años delante de su casa, para que pueda ir tranquila y vigilada. Por suerte para la familia, a esa edad no pagan y por lo tanto, la madre no tendrá que preocuparse por el ticket del bus. 

Como parece que el transporte se solucionará y ya le han confirmado a la madre que su hija Glory podrá entrar en la escuela, deberíamos empezar a ver felicidad y optimismo en la madre, ¿no?

Pues no… La madre sigue seria, triste, como si esa buena noticia no fuera con ella. Nosotros no entendemos nada, ¿cómo podía ser que ante tanta buena noticia la madre no mostrara un ápice de felicidad?

Raquel enseñandole a glory una foto que se habían tomado unos instantes antes.
Raquel enseñándole una foto a Glory.

Le preguntamos a Mike si su reacción es normal. Mike reconoce que a él también le sorprende un poco y se lo pregunta. La respuesta de la mujer en swahili dice algo como:, “Sí estoy feliz, pero ahora estoy pensando en cómo le compraré el uniforme escolar, los zapatos y la mochila*. La cuestión es que aún faltaban 4 meses para Enero pero la mujer estaba preocupada en cómo conseguir ese dinero para la ropa. Tenia 4 meses para ahorrar 30 dólares americanos y no se veía capaz. Otro de los motivos de abandono escolar en este país.

Ante esa respuesta de Mike, lo que hicimos, y lo que haría todo el mundo, fue aportar ese granito de arena y ofrecernos a comprar la ropa de Glory.

Así pues, apadrinamos a Glory, y fue allí cuando su madre empezó a ver la luz al final del túnel, y empezó a sonreír. Su sonrisa fue el mejor regalo del día. 

Nosotros, junto con Glory la niña que apadrinamos en Tanzania.
Los 4 celebrando que la niña iría al colegio de la ONG Africa Amini Alama.

Dimos los 30 dólares americanos y nuestro teléfono a Mike. Él guardó el dinero y nuestro número y nos dio las gracias. Si Glory necesitara algo, nos lo hará saber.

Y esa fue la vez en que comprendimos que se podía ir a Tanzania de muchas formas, y que había una que contribuía al desarrollo y bienestar de las familias locales. Una que a través de tu experiencia viajera, cientos de niños y niñas podían tener educación gratuita y de calidad. Esta fue la vez que la historia de Glory se convirtió para nosotros en la historia de muchos niños, diaria. Y esperamos poder ayudarla, y ayudarles, durante toda su formación gracias a este proyecto.

Actualización del 23 de febrero de 2022

Después de unos meses, le pedimos a Mike que nos dijera cómo estaba Glory y si ya había empezado el curso sin problemas. Nos comentó que sí, que estaba yendo a sus clases (en Tanzania empieza el curso escolar en enero), y que la iría a ver para hacerle unas fotos.

Unas fotos que nos pasó por whatsapp y que nos conectaron otra vez con aquel rincón del mundo. Nos hizo tremendamente felices ver cómo la cara de seria y triste que tenía el día que la fuimos a ver, se había transformado en la sonrisa de un niña feliz e ilusionada por un futuro que es real, cada día.

Si quieres ayudar a otros niños y niñas de Tanzania es fácil , puedes ver todas las actividades que ofrecemos en Tanzania. Con tu viaje estarás contribuyendo a la creación de escuelas y la educación de los niños y niñas de esta región. Si tienes preguntas, contáctarnos. Te responderemos en la mayor brevedad para explicarte cómo visitar la ONG con un turismo solidario y responsable.

Calcula el coste del seguro de viaje a Tanzania y obtén un 5% de descuento con Triptohelp:

Iati seguros

Últimas entradas del blog:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad